Mi amiga María Esther

Mi amiga María esther
Con la que tanto jugué
Se marchó a Palestina
Fué por los años sesenta
Y se iba muy contenta
Dijo que me escribiría
Pero espere dia a dia
Y sus cartas no llegaban
No sé que le pasaría.
No tenia su direccion
Tampoco a quien preguntarle
Y senti gran decepcion
Al no recibir misivas
Pensaba que me olvidó
Y eso que éramos amigas.
Un dia escuchando la radio
Llegó una triste noticia:
Acababa de iniciarse
La guerra de los seis dias.
En seguida me acordé
De mi amiga María Esther

Internet

¿Que nos vendrá ahora?

Hace años, por estas fechas, se llenaban los buzones de christmas.

Después llegó el teléfono, y el correo pasó a un segundo plano, pues con una llamadita, cumplíamos.

Pero vino internet. Entonces fue el no vá mas: un correo electrónico con mas o menos imaginacion (que a veces lo recibías varias veces de distintas personas y a su vez lo volvíamos a reenviar) total que abrias tu correo y te pasabas un buen rato leyendo, mirando, reenviando las mismas cosas. No necesitabas cartas, ni sellos, ni hablar con nadie.

Este tambien fue derrotado porque llegó el whatsapp, que cumple con la misma misión: bombardear con mensajes repetitivos que no se sabe si quieren felicitarte o quitárselos de encima.

Yo me pregunto: ¿ que será lo próximo?

Ay, aquellos christmas, con sus nacimientos y sus purpurinas y  hasta los había en tres dimensiones.

Y esa alegría cuando veías al cartero acercarse a tu casa con un puñado de cartas y tu deseando abrirlas y ver de quien eran.

Y esas propinas que se les daba a los carteros.

En fin, dice el refrán (y casi todos los refranes tienen razón) que cualquier tiempo pasado fué mejor) No se si será mejor o peor, eran otros tiempos, pero a veces me gustaría retroceder y volver a vivir  otra época.

Es lo que tiene el progreso.

FELIZ NAVIDAD! FELIZ AÑO! Y FELICES REYES MAGOS.

 

 

 

El cantante de copla

No sé por qué me acordaba tanto de aquel cantante de copla. Hubo un tiempo que se escuchaba a diario y de pronto desapareció de las emisoras de radio pero yo aun lo recordaba.

En casa tenía unos vinilos de él, pero por el uso se habían estropeado. Se convirtió en una obsesión volver a escuchar aquéllas canciones.

Pregunté en varias tiendas, mercadillos, segunda mano, busqué en internet, escribí a emisoras de radio, casas de disco…….y no tuve respuesta.

No  me quedaba rincon donde preguntar, pero yo no me rendía a la búsqueda.

Un buen dia, unas compañeras de trabajo, organizaban un viaje de fin de semana y me animaron a que las acompañara.

Al llegar al lugar de destino y tras acomodarnos en el hotel, decidimos salir a dar un paseo. Ibamos caminando y de pronto vi el nombre de una calle que me llamo la atención. ¿Seria posible que…..? No me lo podía creer. Se trataría de una coincidencia. Pregunte a un Sr. que pasaba y me lo confirmó:

– Es el nombre de un cantante nacido aquí.

Le pregunte si había una emisora de radio cercana y me indico. Y allá que me fui.

Una vez en la puerta de la emisora y tras dudar un rato, al final me armé de valor y entré. Estaba nerviosa. No sabía a quién preguntar y ví varios letreros que decian :SILENCIO, no obstante continué andando por aquellos pasillos.

De pronto, alguien se acercó a mi.

– ¿Desea algo?

– Si, mire, quisiera…….

Y le solté todo el rollo.

– Por favor, acompáñeme.

Y llegamos a una sala donde había varios caballeros que peinaban canas.

– Aquí es. Pase.

– Muchas gracias.

Timidamente, pero sin dejar de hablar, comencé:

– Estoy buscando alguna grabacion de un cantante y he pensando que tal vez por ser de esta tierra, conserven algo de él. Ademas, y sin querer llamarles viejos, ustedes por su edad quizás lo recuerden.

Se miraron extrañados y uno de ellos, con una sonrisa, me preguntó:

– ¿ De verdad le gusta ése cantante?

– Si.

– Pues yo tengo todos sus discos.

– ¿ De verdad?  (No me lo podía creer)

– El sonido no es muy bueno, pues son vinilos de la época.

– Es igual. ¿ Usted me los grabaría?

– Si, pero los tengo en mi casa.

– Ah, lo malo es que yo mañana regreso, voy de paso.

– Pues si me acompaña, gustosamente le sacaría unas copias.

Dudé un poco, pero tenía cara de buena persona.

Entramos en un pequeño piso y en seguida se dirigió a un mueble, abrió una puerta y tomó unos discos que me ofreció.

No me lo podía creer. Tanto tiempo buscando y casi sin pensarlo, los tenía allí delante.

No pude reprimir unas lágrimas mientras acariciaba emicionada aquellas fundas de carton.

El me miraba con ternura y noté como sus ojos  se humedecían

Como no había mucho tiempo, en seguida nos pusimos manos a la obra y cuando quise dar cuenta, ya tenía en mi poder aquellas copias.

Pregunté si le debía algo y negó con la cabeza.

– Sólo que mañana, antes de irse, si fuera tan amable de volver por aquí y me invita a un café y conversamos un rato….

– Eso está hecho. Quedamos para desayunar, ya que tenemos previsto marcharnos después de comer.

De alguna manera tenía que agradecerle tan gran favor. Me acompañó a la puerta del hotel.

A la mañana siguiente, tal como habíamos quedado, nos fuimos a desayunar, y volvió el tema:

– No sabe que feliz me ha hecho conseguir estas grabaciones…..

– ¿ De verdad te gusta tanto ése cantante?

– Es que me recuerda  una época muy bonita de mi vida, cuando mi padre aún vivía, y los escuchaba una y otra vez. ¿Que habrá sido de él? Con lo bien que cantaba……

Lo vi emocionarse otra vez.

– Pues ya se sabe. En la vida de un artista, igual estás hoy en la cumbre, y mañana, nadie se acuerda de ti. Una canción puede ser un éxito, pero las siguientes….. Nunca es lo mismo. La fama es algo efímero, sólo es duradera en algunas ocasiones.

Miré el reloj y me incorporé para marcharme.

– Antes de que te marches, te diré una cosa: Ese cantante soy yo. Tuve mi época. Vivía bien, me enamoré, me casé y todas mis canciones me las inspiraba ella. Pero aquél matrimonio fracasó y un día me dijo que se marchaba. Yo caí en una depresión de la que tardé mucho tiempo en salir. Después intenté volver a cantar, pero no pude; me faltaba la musa y eso se reflejaba en mis actuaciones. No podía evitarlo. Inicie una nueva etapa de mi vida por otro camino distinto pero sin apartarme de la música. Trabajo en la radio y como no tuvimos hijos, hoy me encuentro solo. Me llevé una gran alegría cuando escuche que alguien se interesaba por mis canciones, cuando yo casi las tenía olvidadas. Ayer me aplaudían y hoy paso desapercibido entre la gente. Nadie me reconoce. Los años no perdonan y las cicatrices no se borran. Solo conservo de aquella época, mi nombre y apellido porque nunca quise usar seudónimo.

Me quede sin saber que decir; fui a cogerle la mano para despedirme y el se abrazo a mi.
Nos despedimos y eche a andar sin volver la cabeza atrás para que no me viera llorar.
Hoy estoy aquí, escuchando esas cintas que me grabó.

Navidad 2014

image

Aclaración

Yo no soy poeta. Mis escritos mas bién los calificaría de versos o rimas.
Es una afición que tengo desde que era pequeña e intercambiaba cartas con mi abuela Emilia en verso. Y éstas cosas, ya se sabe, cuanto mas se practican, mas facilidad hay para encontrar una rima.
No escribo poesía, aunque a veces, me han dicho que sí es poesia lo que escribo ( valga la redundancia)
Suelo llamar a las cosas por su nombre para que todos me comprendan; para acercarme al máximo a las personas que me leen, por lo que no utilizo palabras muy rebuscadas, ni muy técnicas aunque creo que sí bien medidas.
Entre otras cosas mi preparación es básica, y mis conocimientos en la materia, mas bien escaso.
Es mayormente mi afición e imaginación la que me impulsa a escribir, siendo a veces, relatos cortos y pensamientos, la mayoría en clave de humor.

Amar en tiempos revueltos.

Acabo de llegar al capitulo 200 de la serie “amar en tiempos revueltos” cada vez está mas interesante. Ya sólo me quedan unos 1.500.

Mi jubilacion

Cuando yo me jubilé

dejé las obligaciones,

me desprendí del reloj,

me olvidé de los tacones.

El desayuno, en la casa

que estaba harta del bar.

La comida recién hecha

nada de recalentar.

Si el estres no es nada bueno,

por ir a contra-reloj

¿por que no penso un galeno

en darle otra soluccion?

” No comas eso que engorda,

produce colesterol

– tomate esta pastillita

porque te lo mando yo”

Pues mandeme a las Bahamas,

ya vera como me curo

tumbadita en una cama

y al estres le den……por alli.

 

reflexiones de un dia de mayo de 2014

A Jota Eme

Soy feliz, porque me duermo en tus brazos.

Soy feliz, porque al despertar nos damos los buenos dias.

Soy feliz, por esos hijos que son nuestra alegria.

Soy feliz, por todo lo que has aportado a mi vida.

Soy feliz contigo, Jota Eme.

El primer amor

El fue el primero que la miro como a una mujer, y ella solo tenia catorce años, pero eso le hizo sentirse mayor.

De repente dejo de jugar con las muñecas para esperar al llegar la tarde a que el apareciera por delante de su casa y se quedara en la esquina un rato por si habia suerte de intercambiar unas palabras, cosa que pocas veces ocurria. Eran otros tiempos: las madres muy rigurosas, y las hijas muy sumisas.

Un dia que tenia que ir a hacer un recado, vio la ocasion para estar con el.

Iba muy contenta, pero la alegria le duro poco porque despues de saludarse lo primero que el le dijo es que se marchaba de la ciudad, que le habian ofrecido un buen trabajo y lo habia aceptado. Le pregunto si queria ser su novia y si lo esperaria hasta que volviera. Mientras tanto el le escribiria, no sin antes pedir permiso a sus padres.

Y llego el dia de la marcha. Cuando lo vio aparecer, hizo un intento de salir, pero la madre, que se habia dado cuenta, salio a la puerta de casa y no se movio de alli.  Y el viendo que pasaba la hora y no podia aguardar mas, se acerco y estuvo hablando con la mujer largo rato. La joven, esperaba que de un momento a otro, la madre la llamara, pero no fue asi. Y el se tuvo que ir sin poder despedirse.

Pasados unos dias,  recibio una carta, en la que le contaba su llegada a la nueva ciudad, que se acordaba mucho de ella, que le gustaria que estuviese alli…… Pero la carta tenia que pasar la censura y la madre al leerla puso el grito en el cielo diciendo que eso no era la carta de un amigo como el prometio que era, que esas frases eran de algo mas, y que si continuaba asi, mejor que no escribiera mas. Y asi se lo hizo saber.  Entonces comenzaron a llegarle unas cartas muy inocentes, contandole lo que hacia, donde iba……..y esto sirvio para mofa de la madre. La joven ya harta de todas estas cosas, dejo de responder a esas cartas, sin dar mas explicacion. Y el, al dejar de recibir respuesta, tambien dejo de escribir.

Habian pasado unos cuatro años mas o menos,  cuando volvio a tener noticias de el. Le dijo que habia intentado olvidarla, incluso saliendo con otras chicas, pero que no  podia ser. Que todavia se acordaba de ella y que quisiera ir a verla.

Como en otras ocasiones, la censura estaba ahi y esta vez, preparo un borrador. “Le dices esto” y asi lo hizo. Dias despues recibio su contestacion y entre otras cosas le decia “eso no lo has escrito tu” (algo intuia).

Ella no respondio. Entonces el le envio dos tarjetas postales en las que le decia : ” para ti, de un amigo que lo sera siempre. Por favor, no la rompas” Las dos tarjetas, escritas exactamente igual. Las guardó, pensando en la frase ” no la rompas” y asi fue.

Han pasado los años. Ella se caso, tuvo hijos lleva una vida normal, pero de vez en cuando, en sus ratos de soledad, que son muchos, coge las postales, las mira, las vuelve a leer, y su pensamiento e imaginacion, se vuelven a tantos años atras, rememorando aquel primer amor de juventud que pudo haber sido y no fue. Pero jamas ha perdido la esperanza de volver a tener sus noticias.